Foto Twitter @americadecali. 

“Que corran TODOS los demás, nosotros vamos caminando…” Que corran – Los Caligaris.

“Inteligencia, coraje y sapiencia”, esa frase me la repetí toda la semana que transcurrió entre el valioso empate en Barranquilla ante Junior y la tarde del 7 de diciembre en el Olímpico Pascual Guerrero; fue una oda a la calma, a la mesura, a creernos el cuento, pero sin pavonearse de lo que no se había conseguido aún, y hoy, después del categórico 3 a 0 que América le asestó a Santa Fe, y faltando 7 días para la definición en El Campín, tiene la misma, o aún más validez que hace poco más de un año.

Y sí, hay que tener inteligencia para salir a propinar el golpe definitivo, para leer las intenciones de un rival que seguramente saldrá con la herida a flor de piel, y con toda la intención de querer, como mínimo, llevar la serie hasta los siempre indescifrables cobros desde el punto penal. Esa inteligencia que se tuvo ayer para leer que Santa Fe poco iba a hacer con la pelota al pie, y que con las transiciones como arma fundamental, América le supo sacar una importante ventaja, hay que tenerla para manejar el encuentro del domingo, sin caer en la desesperación y sin terminar sufriendo, como por ejemplo, ante el Junior en la semifinal.

Hay que tener coraje para salir con la misma ambición a buscar el resultado, para salir con la voracidad que una Final merece a terminar el trabajo que anoche se empezó. Hay que tener bravío para solventar un partido que seguramente, será difícil, ríspido, y con mucha sangre en el ojo, y sobre todo, hay que salir con la casta por delante, para salir con la firme convicción de que, si bien el objetivo máximo no se ha logrado, con una actuación seria y criteriosa en el estadio de la Calle 57, este se dará como todos los Americanos lo queremos.

Y por último, hay que afrontar esta semana previa con suma sapiencia, sin caer en el triunfalismo y la soberbia que ellos mostraron alguna vez. Hay que tener calma, mesura, cautela…póngale el sinónimo que quiera, estimado lector, pero no estamos para caer en el juego de las declaraciones cizañeras, como la del “referente” venezolano del contrario en la rueda de prensa de anoche, o en el discurso facilista de que, con el 3 a 0 de la ida, la vuelta será un mero trámite. No, hay que salir con humildad, con tranquilidad, y con aplomo, porque si bien nosotros sabemos de festejos, también tenemos  “palito” para esos momentos donde todo se nos cae a pedazos, creyendo que estaba en nuestras manos.

Inteligencia, coraje, y sapiencia: Tres valores que debemos tener de manifiesto durante las horas que van a transcurrir antes de jugarse el último partido del año en el Nemesio Camacho, tres insignias que nos deben hacer pensar que, aun cuando tenemos las cosas a favor, y la ilusión de bordar la Estrella 15 en el escudo Americano está más latente que nunca, los pies deben estar sobre la tierra, porque aún no se ha ganado nada, y porque con responsabilidad y criterio, la faena debe concluir, para así, como es el sueño de este Pueblo, terminar este año extraño y atribulado con el Rojo dando de nuevo una Vuelta Olímpica.

Cualquier sugerencia, queja, o lo que quieran manifestarme, pueden hacerla a través de mi nueva cuenta de Twitter @TMequetrefe; nos leemos en una próxima oportunidad en este “Rincón del Turco”. Un abrazo para todos.