Adolfo Alfredo Pedernera Assalini nació en Avellaneda, provincia de Buenos Aires, el 15 de noviembre de 1918. Después de muchos años jugando a la pelota en su tierra natal, llegó a Colombia en 1949, cuando ya tenía 31 años de edad y más de 15 como jugador profesional. 

Se retiró oficialmente como futbolista en Huracán de Argentina en 1954. Con el paso del tiempo volvió al país como entrenador, después de estar al frente del mismo Huracán y de Nacional de Montevideo. Al América de Cali llegó en 1960 y fue artífice de nuestro primer subcampeonato.

Adoldo Pedernera. El “maestro” que dividió la historia del fútbol argentino y colombiano (tomado de la Revista del América #24)

“No me sobra nada, pero felizmente no me falta nada. Vivo. No vivo pidiendo. Me va aceptablemente. La vida me dio mucho. Soy de cuna humilde y no abandoné nunca los principios. Soy producto de la pobreza bien entendida. Buen apellido. Buena familia. Buenos hijos. Una mujer que ya no está, que fue bárbara. Conocí gente. Viajé. Vivo justo, pero dignamente”. Las palabras surgen de una cara marcada por los años. Cada arruga podría contar una historia. El pelo contrasta con aquella imagen de hombre ganado por los años. Es tupido, cano, pero poblado. Adolfo Pedernera es un pedazo grande de la historia del fútbol argentino. De la más grande. La llenó de goles, de pases geniales, de toques sutiles, de maniobras inteligentes. Lo vio como estratega, también como definidor implacable. Jugó en el más grande equipo que recuerdan los argentinos, la famosa “Máquina” de River, que deslumbró en la década del 40.

Su paso por el América

Le cuesta hacer referencia a su paso por América de Cali, es uno de los lapsos en los que durante la charla esta se hace tensa, casi dolorosa. Arruga la frente, intenta hacer memoria, busca en los recuerdos y uno intuye que el paso por Cali fue particular, marcado, en el que no quedan las mejores anécdotas. Igual acomete con el relato: “Fueron dos etapas. La primera por allá por el 60, creo, la otra más corta y reciente en el año 1977. En aquella pude demostrar a pesar de una prensa esquiva que mi equipo podía jugar bien, no obtuvimos el campeonato pero vuelven a mi memoria jugadores como Benito Cejas, Montaño, un arquero fabuloso, de lo mejor que vi en mi vida. Moussegne y Britos, una pareja que fue de Independiente de Avellaneda. ¡Qué jugador Benito Cejas!, un fenómeno. Estaban también Finito Ruiz, Juan Manuel López, pero los inconvenientes apuntados con una parte del periodismo que hicieron la vida imposible y decidí largar”.

Adolfo Pedernera jugó con la camiseta de América solo un partido. Fue en 1961. Contando sus dos etapas como entrenador, dirigió 92 partidos.

Texto de Fernando Niembro.